mayo 21, 2022

LRD Noticias

estamos en línea

Los objetivos de AMLO — Por: @RealAleGarcia

Los objetivos de AMLO
Por: Alejandro García Rueda

La primera decisión tomada por quien hoy es el presidente de la república fue no abandonar el espíritu combativo. Así ha transcurrido prácticamente la mitad de su sexenio, lidiando con las preguntas de los representantes de los medios de información, plantando la cara ante la oposición y abriendo de vez en cuando frentes de batalla con otros sectores.

Creyéndolo o no, el polarizar le ayuda a gobernar porque la conversación estará en la trivialidad de los remedios que toma para contrarrestar la COVID-19 y no en el fondo de la discusión con las autoridades en materia de energía de los Estados Unidos. Que se siga debatiendo sobre si debería o no portar un cubre bocas ayuda al mandatario a ocuparse de temas incluso más complicados.

Andrés Manuel López Obrador sabe que puede lidiar con la presión de los medios y de los empresarios locales, está acostumbrado a la narrativa orquestada por la maquinaria opositora pero además entiende que México ya ha emprendido el rumbo a 2024.

A simple vista, el jefe del Poder Ejecutivo ofrece a sus opositores un futuro que difícilmente podrían encontrar en sus partidos, pero considerando que los próximos comicios serán en dos años, la estrategia emprendida desde Palacio Nacional adquiere definitivamente otro matiz.

A nadie le gusta que le echen a perder los planes y el presidente se está encargando de desactivar las posibles amenazas a su proyecto y de paso, minar los esfuerzos de la segunda y tercera fuerza política a nivel nacional.

Todo lo que se hace en el presente termina siendo pasado y, sin él, difícilmente podría configurarse un futuro. En otras palabras, López Obrador puede dejar su cargo más tranquilo, sabiendo que su partido tendrá asegurado por lo menos un mandato extra.

Con la fórmula que le ha dado éxitos a lo largo del tiempo, el presidente juega ajedrez político. A los nuevos diplomáticos se les entrega —entre comillas— un premio, pero también una gran responsabilidad: Ayudar a fortalecer la narrativa de esta administración en el exterior.

Son tres los objetivos respecto a la sucesión: Allanar el camino, debilitar al adversario y desactivar cualquier amenaza que se contraponga a su agenda.

Compartir en